3.29.2011

Otro día de ira

El asesinato de JFSO y sus compañeros provoca indignación y asco. El domingo apareció una entrevista del presidente de México en El País hablando de sus logros y retos, pidiendo comprensión y amor al país. Percibe que una de las grandes especialidades de los mexicanos es hablar mal de México.

Quizá dejaremos de hacerlo cuando los asesinos no cacen a quienes hacen denuncias anónimas, o cuando el sujeto que acumula una sexta parte del PIB del país deje de poner publicidad estúpida en los periódicos quejándose de otros monopolios, o cuando el 60% de los productos vendidos en la Ciudad de México dejen de ser ilegales, o cuando los políticos dejen de jugar a sus telenovelas de alianzas y sucesiones (¡discutir ideologías!) y se pongan realmente a trabajar en la realidad.

No se puede construir en México porque no hay espacio social. Y el "espacio social" no se gana con esas sospechosas "ampliaciones [sic] de derechos", sino con la posibilidad de ir por la maldita calle sin que alguien te dispare. O de decir tu opinión sin que los homnizabios te destrocen. O de discutir la cosa pública con prospectivas reales. Y en general sin el odio devorador que nos tenemos los mexicanos.

3 comentarios:

Enrique G de la G dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kamila lévano dijo...

estudiaste filosofía por casualidad? necesito saber de esto, que me interesa mucho kamila-0724

martot dijo...

Si... eliminas comentarios aunque sean ofensivos... ¿Eres fascista?